lunes, 17 de abril de 2017

PRESAGIANDO LA SOLUCION FINAL... (o cuando Clouscard rimó definitiva y perfectamente con Baudrillard)



"L’intelligentsia, longtemps certes, s’est opposée, d’un bel élan de sa belle âme, à l’intrusion d’une programmation étatique dans la vie privée et l’univers du loisir. C’était l’essentiel de son discours face au pouvoir. C’est le thème même de la littérature et des arts engagés. Le Meilleur des mondes d’Aldous Huxley est le livre, le symbole, le mythe même de la contestation du fonctionnel programmé. Et Dieu sait si la belle âme indignée a usé et abusé de ces archétypes pour critiquer les réalisations des pays socialistes. Mai 68 a été l’apothéose de cette prétendue résistance du ludique et du marginal à l’Etat technocratique.

Et voilà que le nouvel humanisme sera l’informatisation de la société! Et au service de la convivialité! Et cette nouvelle doctrine libératrice est proposée par ceux-là mêmes qui se sont faits les chantres de la contestation, de la libéralisation des mœurs, de la convivialité."


(MICHEL CLOUSCARD)



“L'information peut tout nous dire. Elle a toutes les réponses. Mais ce sont des réponses à des questions que nous n'avons pas posées, et qui ne se posent sans doute même pas.”

(JEAN BAUDRILLARD)

sábado, 1 de abril de 2017

¿LAS RAICES DE LA TONTERIDA?



¿Las raíces de la tonterida? Podríamos ir más atrás pero quedémonos desde el siglo pasado: los contubernios troskistas (tan neoyorkinos, tan parisinos, tan berlineses -esto último, que diría Grover Furr-), y las hermeneúticas salchichonas (...de Frankfort) desmontadoras (desnaturalizadoras -emasculadoras-) de los pensamientos y diagnósticos más preocupados por la decadencia (Nietzsche, Spengler, Heidegger), y un poquito de existencialismo vuelto cinismo (eufemismo para dar charme al macarreo mercenario), y el maidan sesentayochista para apear a De Gaulle por su tancredismo desafiante a la primacía de Washington, y sus residuos estructuralistas ya anunciando la gran coartada pannelliana más libertina que libertaria, institucionalizando lo lumpen al servicio de Occidente, de la UE (ahí Bonnino devenida en Gran Comisaria), de la OTAN (ahí los clamores en los 90 exigiendo bombas sobre Belgrado), de Hayek (ahí Taradash y otros "radicali" que desembocaron en FORZA ITALIA), de lo que sea menester (ahí la subasta de votos como última y fecal gesticulación del artista del hambre Marco Giacinto Pannella, el anticristo -por su santona impostura- de la política italiana),,, y, finalmente, como síntesis terminal de todo ello, tras la batuta del vampiro Soros, la vomitona demagorreica de los "indignados", de la obamocracia y de la disfuncionalidad zapateriana (con el tongo asomando por la puerta sin disimulo: voilá Nobel de la Paz "ad uterum presidentiam", voilá aquella película italiana con que los restos radicales saludaron la llegada de ZP "VIVA ZAPATERO!", voilá el magnate mediático Roures con un pie en la ¿izquierda? más chillona y otro, más decisivo, en la satrapía qatarí).





"Pour que la bande devienne ce quelle doit être, elle ne doit
tomber ni vers le haut – l’édification morale – ni vers le bas –
le délit criminel. Son homogénéisation est la synthèse des bons
sentiments et de la transgression. L’idéal, c’est d’établir cette
réciprocité : les bons sentiments comme moyens de la
subversion ou celle-ci comme moyen des bons sentiments.
Alors l’auditoire bourgeois applaudit des deux mains. Le
gauchiste sera le chouchou – et la mascotte – du système. Le
nouveau bourgeois aura su confondre l’idéalisme moral et la
subversion de la chose publique. L’incivisme est une école d’arrivisme. A condition d’avoir été bien élevé." 
(MICHEL CLOUSCARD)

lunes, 20 de marzo de 2017

TATI, LA MIRADA DE BAUDRILLARD


“Las prisiones existen para ocultar que es todo lo social, en su banal omnipresencia, lo que es carcelario”



sábado, 18 de febrero de 2017

EL ENIGMA SHADOWLINER






Pasmóse la forense cuando halló inscrita en una esquina del páncreas del púgil caído la siguiente aserción de la maestra zen:

"No sirve para nada porque sirve para encontrarte a ti mismo. Es decir, que no te da nada que no tuvieras ya. No te da nada nuevo. Simplemente, te redescubre algo que habías tapado y ya no eras capaz de ver, pero que siempre estuvo ahí."


Si deseas descifrar el enigma, pulsa aquí:


http://www.shadowline1.com/lineadesombra/

miércoles, 1 de febrero de 2017

LO PALEO RULES?


"Desde que los salvajes llamaban «hombres» a los solos miembros de su tribu, la definición de lo «Humano» se ha ampliado considerablemente: se ha convertido en un concepto universal. Es eso inclusive lo que llamamos la cultura. Hoy todos los hombres son hombres. La universalidad no se basa, en efecto, en nada más que la tautología y la duplicación: es ahí donde lo «Humano» adquiere fuerza de ley moral y de principio de exclusión. Porque lo «Humano» es, de entrada, la institución de su doble estructural: lo Inhumano. Incluso no es más que eso, y los progresos de la Humanidad y de la Cultura no son sino la cadena de las discriminaciones sucesivas que tachan a los «Otros» de inhumanidad y, por lo tanto, de nulidad. Para los salvaies, que se dicen «hombres» los otros son otra cosa. Para nosotros, en cambio, bajo el signo de lo Humano como concepto universal, los otros no son nada. En otras partes, ser «hombre» es un desafio, como ser hidalgo: diferencia vivida al precio de un gran esfuerzo, esta cualidad, este estatuto, no sólo da lugar a un intercambio con los seres diferentes: dioses, ancestros, extranjeros, animales, naturaleza, sino que exige ser puesta siempre en juego, exaltada y defendida. Nosotros nos contentamos con una promoción en lo universal, con un valor genérico abstracto graduado con arreglo a la equivalencia de la especie, con exclusión del resto. En cierta forma, por lo tanto, la definición de lo Humano se ha ido estrechando inexorablemente en el curso de la cultura: cada progreso «objetivo» de la civilización hacia lo universal, ha correspondido a una discriminación más estricta, hasta el punto de que podemos entrever la era de la universalidad definitiva del Hombre, que coincidirá con la excomunicacióii de todos los hombres, y brillando sola en el vacío la pureza del concepto." (JEAN BAUDRILLARD)

Desde Jomeini a la llamada Alt-Right, contemplamos la lenta pero ininterrumpidamente cabal lucha de los simios por desmontar los espejismos de los mutantes putrefactos.





POSTDATA // El día que los USA contribuyan a acabar con la OTAN, el FMI y el Banco Mundial; el día que se unan a los BRISC y a la CSC; el día que la sede de la ONU sea rotatoria y no radicada permanentemente en la Gran Manzana, ese día los USA habrán comenzado su redención. Occidente sólo se redimirá ORIENTANDOSE: porque la realidad es redonda como el planeta que la sostiene.

martes, 17 de enero de 2017

LA CANCION DEL PELELE

Acabo de soñar la pasada madrugada esta canción, música, letra, hasta ideas de arreglo (Alvaro tendría que meter bastante mano porque la cosa iría de base de cuarteto de cuerda con unas guitarras haciendo dibujos por encima). A ver si quedo con Antonio y Clara y la vemos.

La música tiene reminiscencias clásicas, como ya me pasó con EL FUTURO, ACCIDENTE o ERECCION. Quizás por llevar un tiempo escuchando a Bach, Fripp, Messiaen, Nyman... En cuanto a la letra, hace ya como dos años de mi última relectura de SERVIDUMBRE HUMANA y, de LA MUJER Y EL PELELE, mi último contacto fue hace mucho (si no recuerdo mal, un telefilme donde el pelele era Richard Crenna -el instructor de Rambo- y la fémina Karen Young -la madre de EL NIÑO QUE GRITO PUTA-). Bueno, ahora que lo pienso, estoy inmerso por las tardes en plenas efervescencias masoquistas del joven Ferdinand Destouches con la traviesa nínfula Virginia (GUIGNOL'S BAND II). Aunque también, si lo llevamos al plano de la metáfora política, podría verse como parábola de ese empecinamiento de algunas personas que trato y aprecio por apoyar a gentuza que está moralmente muy por debajo de ellas. 


Luz de gas 
me hiciste cada día. 
Luz de gas 
y yo no lo sabía. 

Luz de gas: 
así toda una vida. 
Luz de gas: 
cuánta ocasión perdida. 

Luz de gas: 
tal vez fue cobardía 
(luz de gas) 
o simple tontería. 

Luz de gas 
como una muerte lenta. 
Luz de gas 
y yo sin darme cuenta. 

Luz de gas: 
sonrisas y camelos. 
Con qué arte envenenaste 
todos tus caramelos. 

Luz de gas, 
naufragio en tierra firme: 
si no fuera tan viejo 
optaría por morirme.



domingo, 1 de enero de 2017

LA SOCIEDAD DE CONSUMO



"Allí estamos en el hogar del consumo como organización total de la cotidianidad, homogeneización total, donde todo se recobra y se supera en la facilidad, la traslucidez de una «felicidad» abstracta, definida por la sola resolución de las tensiones. El drugstore ampliado a las dimensiones del centro comercial y de la ciudad futura es la sublimación de toda vida real, de toda vida social objetiva, donde quedan abolidos, no sólo el trabajo y el dinero, sino también las estaciones, ¡lejano vestigio de un ciclo que finalmente también se ha homogeneizado!
Trabajo, tiempo libre, naturaleza, cultura, todo esto, alguna vez disperso y generador de angustia y de complejidad en la vida real, en nuestras ciudades «anárquicas y arcaicas», todas esas actividades separadas y más o menos irreductibles entre sí, quedan finalmente mezcladas, amasadas, climatizadas, homogeneizadas en el mismo travelling de un shopping perpetuo, ¡todo queda finalmente asexuado en el mismo ambiente hermafrodita de la moda! Todo queda por fin digerido y convertido en la misma materia fecal homogénea (por supuesto, bajo el signo precisamente de la desaparición del dinero «líquido», símbolo todavía demasiado visible de la fecalidad real de la vida real y de las contradicciones económicas y sociales que la atormentaron alguna vez), todo eso ha terminado: la fecalidad controlada, lubricada, consumida, ahora ha pasado a las cosas, difundida en todas partes en
la indistinción de las cosas y de las relaciones sociales. Así como en el panteón romano convivían sincréticamente los dioses de todas las regiones en un inmenso «digesto», en nuestro shopping center, que es nuestro panteón, nuestro pandemonio, se reúnen todos los dioses, o los demonios, del consumo, allí donde se han abolido en una misma abstracción todas las actividades, todos los trabajos, todos los conflictos y todas las estaciones. En la sustancia de la vida así unificada, en ese digesto universal, ya no puede haber sentido; ya no es posible todo
aquello que hacía el trabajo del sueño, el trabajo poético, el trabajo del sentido, es decir, los grandes esquemas del desplazamiento y de la condensación, las grandes figuras de la metáfora y de la contradicción, que se asientan en la articulación viva de elementos distintos. Allí reina únicamente la eterna sustitución de elementos homogéneos. Ya no hay ninguna función simbólica: una eterna combinación de «ambiente» en una primavera perpetua."
(JEAN BAUDRILLARD)



Cuántas cosas me sugiere este libro:

el flaneurismo como militancia (pienso en aquellas charlas con Ramón de España en la Barcelona de comienzos del 83 y en algunas apreciaciones, como aquella de que Adolfo Suárez parecía un dependiente de grandes almacenes,  apreciación que el tiempo ha maltratado bastante si pensamos en tsunamis de carisma como Sánchez y Rivera, a cuyo lado adquieren rasgos de grandeza la disfuncionalidad de comisuras goteantes de un ZP o la hosca megalomanía liliputiense de un Aznar -Ramón de España es, junto con Esperanza Aguirre, una de las trayectorias más lineales y contumaces que se recuerdan en nuestra reciente piel de toro: el primero, como neoflaneur impenitente hasta en sus amarguras, decepciones y cabreos, y la fallida ¿por tardía o por visionaria? promotora del EuroVegas y mecenas de Boadella en Madrid, como devota desde el minuto cero del neoliberalismo avant la lettre, el de su maestro Pedro Schwartz, y como marca la paradoja para toda buena ortodoxia, eterno verso suelto en un mundo casuísticamente hayekizado desde mil y una "hermenéuticas" todas basadas en el cinismo más desfachatado, la atrofia intelectual más deseosa de atajos y la más completa falta de inquietudes regeneracionistas-);

la metástasis interesada de una parafilia (la encajada en esos protocolos LGTB donde la G es quien desde el comienzo ha marcado la pauta) en detrimento de todas las demás (ahora perseguidas como nunca antes: curiosa paradoja frente al homoconstantinismo creciente -¿qué dirían al respecto sujetos tan incorrectos como los otrora colegas Foucault y Scherer?-) y hasta de la norma sexual existente (por mor de su condición hiperconsumista: el ejemplo máximo y nunca contestado ni generador de "indignaciones" es el uso de la figura de Spartacus, símbolo otrora de reivindicación social, para dar nombre a la más famosa homoguía de turismo sexual);

la adicción a Roureslandia y a las teletertulias tongadas como sinónimo de realidad conflictual (el guerracivilismo como Monopoly -algo practicado por nuestro establishment "bohemio", caso de un Sabina o un Benito Rabal, cuando aún no rulaban ni el Internet ni las privadas- o como juego de Playstation -introducido por el zapaterismo y que desde el 15M se ¿elevaría? a la categoría de juego de rol-);

la obsolescencia programada también a escala humana y cada vez más vertiginosa, que da pie a los programas y medios donde se escarnece al personal como pago para que éste "salga en la foto" (sus inicios en nuestro país se iniciaron en los 90 con el culto a lo "bizarro" de determinadas publicaciones y con programas como CRONICAS MARCIANAS, EL MISSISSIPI y TOMBOLA -tan ejemplarmente denunciados en la película MAMA ES BOBA de Santiago Lorenzo- hasta dar pie años más tarde, como nueva vuelta de tuerca, a esa "rebelión de los idiotas" que los encumbraría a los más altos cargos -cargos que, obviamente, siempre les vienen grandes- a partir de los gobiernos de ZP en uno de los mayores derroches de tiempo y espacio políticos perpetrados por un estado presuntamente "desarrollado");

el auge babélico del tribalismo urbanita, los "orgullos" varios y la atomización/compartimentación como arbolitos de plástico que impiden ver el sombrío bosque de la entropía uniformizadora postmoderna (gauchoatlantismo ecopacifista, derechohumanismo, corrección política, NOM, lightcismo, pensiero debole... con su corolario de vacunas maidanescas, "asimétricas" -esa palabreja tan cara al tortuoso Verstrynge, hamelinesco antiDugin-, simuladoras de rebeldía e indignación);

las redes/palangres sociales como manifestación última de control del personal;

o esa pornografía de la buena conciencia ("12 MESES, 12 CAUSAS" -el mesianismo y el pepitogrillismo de los media y de las criaturas ¿políticas? emanadas de ellos, llámense FORZA ITALIA o PODEMOS-), tan genuinamente occidental, y manifestación última del fariseísmo en cuyo lodazal de autojustificación se revuelcan los residuos más biodegradables de una opulencia terminal...






"Uno de los mecanismos fundamentales del consumo es esta autonomización formal de grupos, de clases, de castas (y del individuo) a partir de y gracias a la autonomización formal de sistemas de signos o de roles."

"A través de la publicidad, que es ya en sí misma un servicio social, todos los productos se presentan como servicios, todos ios procesos económicos reales se hacen aparecer y se reinterpretan socialmente como efectos de dádiva, de fidelidad personal y de relación afectiva. Poco importa que esa munificencia, como la de los potentados, nunca sea más que la redistribución funcional de una parte de los beneficios. La astucia de la publicidad estriba precisamente en sustituir en todas partes la lógica del mercado por la magia del Carguero (la abundancia total y milagrosa con que sueñan los indígenas)."

"La sociedad de consumo es una sociedad de producción de bienes y, al mismo tiempo, de producción acelerada de relaciones. Y hasta puede decirse que este último aspecto la caracteriza. Esa producción de relaciones, aún artesanal en el nivel intersubjetivo o de los grupos primarios, tiende, sin embargo, a ajustarse progresivamente al modo de producción de los bienes materiales, o sea, al modo industrial generalizado. Llega a ser entonces, siguiendo la misma lógica, el objeto, si no ya el monopolio, de empresas especializadas (privadas o nacionales), para las cuales la producción de relación es la razón social y comercial. Todavía resulta difícil entrever las consecuencias de esta evolución: es difícil admitir que la relación (humana, social, política) pueda producirse como se producen los objetos y que, a partir del momento en que se la produce del mismo modo, se convierta en un objeto de consumo como los demás. Sin embargo, esto es lo que en verdad sucede y apenas estamos al comienzo de un largo proceso."

"El extremo de la adhesión y el extremo del rechazo se juntan, como en el anillo de Mcebius, por una simple torsión. Y los dos modelos, en el fondo, se desarrollan en áreas concéntricas alrededor del mismo eje del orden social."

(JEAN BAUDRILLARD)