lunes, 22 de diciembre de 2008

LAS CANCIONES DE MI VIDA (22)

(continuación de la serie iniciada en EL PUNTO Z)

STEVEN

intérprete original: ALICE COOPER
letra y música: Alice Cooper, Bob Ezrin

I don't want to see you go,
I don't even want to be there.
I will cover up my eyesAnd pray it goes away.
You've only lived a minute of your life
I must be dreaming,
Please stop screaming.
I don't like to hear you cry.
You just don't know
How deep that cuts me.
So I will cover up my eyes
And it will go away.
You've only lived a minute of your life
I must be dreaming,
Please stop screaming.
Steven
I hear my name. (Steven)
Is someone calling me ?
I hear my name. (Steven)
That icy breath,
It whispers screams of pain.
I don't want to feel you die,
But if that's the way
That God has planned you,
I'll put pennies on your eyes
And it will go away, see ?
You've only lived a minute of your life
I must be dreaming,
Please stop screaming.
(Steven) (Is someone calling me ? - No)
(Steven)
(I think I hear a voice,
It's outside the door.)
(Steven) I hear my name.
(Steven) (Is someone calling me ?
I hear my name.)
(Steven) (What do you want ?)
(Steven) (What do you want ?)
(What do you want ?) (Steven)
(I hear my name.)


lunes, 15 de diciembre de 2008

RABIA




Comentando en la tertulia de los viernes mi reciente repaso a varios títulos de Stephen King, el amigo Dildo me mostró un volumen que hasta el momento no había catado (pese a habérselo oído glosar en no pocas ocasiones -ya desde la época de MB-).

A él, mayormente fan de Ballard y de Burroughs en materia de realidades alteradas, Stephen King le parece comida basura para preadolescentes, con excepción de un par de obras firmadas como Richard Bachman: CARRETERA MALDITA (que descubrió a través mío) y la que ahora me descubría él a mí.

Entiendo que RABIA le impactase. Hay algo muy solondziano, con un fuerte punto de STORYTELLING (esa deconstrucción que hace Solondz en su incorrecto film de las lamentaciones farisaicas excretadas por Michael Moore en su BOWLING FOR COLUMBINE) así como de otros trabajos de este cineasta con inadaptados adolescentes en primer plano (WELCOME TO THE DOLLHOUSE sería el paradigma). A ambos el asunto Columbine nos atrae y controlamos bastante su huella en el cine (aparte las ya mentadas de Solondz y Moore, estaría el ELEPHANT de Gus Van Sant, que Luigi me pasó hará cosa de un año). Por cierto, una posible definición de RABIA: como un cruce entre ELEPHANT y EL CLUB DE LOS CINCO.

Le encontré también relación con otros dos libros de SK no menos notables: EL CUERPO (en cuanto estudio en profundidad del angst teenager) y MISERY (por el asunto del secuestro como experiencia iluminadora). También le comenté a Luigi ("es verdad, no se me había ocurrido") si RABIA no habría servido de manual emocional para futuros masacradores de colegio (no soy el único -según he explorado- en pensar así). Un manual superado por las circunstancias: el secuestrador del libro, en parte también heredero del rebelde de IF..., tal vez sólo desea alzarse contra los adultos hipócritas y sus condiscípulos más cipayescos y, escarbando en esos catárticos momentos, hacer que aflore la cara oculta de otros compañeros menos motivados para la catástrofe esclarecedora que él. La diferencia con Columbine, supongo, estriba en que aquí ya la pareja de masacradores (más cerca para entonces al nihilismo de Wienerdoggie pero con la agresividad que da la testosterona y sin el punto masoca de la pobre Dawn) considera estéril cualquier experiencia de secuestro/psicodrama y van directamente al encuentro personal/colectivo con la muerte. Mishima, antes de su sacrificio, habló a los cadetes y éstos se burlaron (¿SK tuvo en cuenta esta situación para su novela? ¿estaba al tanto del traumático final del escritor japonés?: si miramos de cerca lo ocurrido aquella mañana tokiota de 1970 y las horas raptadas por Charlie Decker en su colegio, hallamos una vertiginosa asociación).

Los chicos de Columbine lo sabían en su día de furia. No words, no prisoners.


jueves, 11 de diciembre de 2008

CLEA LA CREME


(continuación de la serie iniciada en EL PUNTO Z)





ilustración: THE LEFT HAND

lunes, 1 de diciembre de 2008

HILLARY CANCERBER... PERDON, CANCILLER DE OBAMA




Ello supondría la definitiva vuelta de tuerca en la clintonización del gabinete Obama (buena parte del mismo trabajó ya con Bill) y, dada la frenética actividad de la tigresa durante el mandato de su marido como embajadora usaca por el mundo (en plan más de ministro israelí de AAEE o de propagandista soviético del Destino Manifiesto que de primera dama florero), la elección tendría sentido. Con el doble pack johnsoniano (welfare para casa y big stick para fuera) que suponen el sionista Rahmbo Emmanuel y la no menos filojudía Hillary en posiciones nada anecdóticas más la puntilla del mantenimiento en su cargo del actual Secretario de Defensa del gobierno Bush me da que Obama está haciéndole un rotundo corte de mangas a la Alianza de Civilizaciones (los insultos de Al Qaeda contra el nuevo césar acusándolo de antimateria de Malcolm X parecen más cabales como análisis prospectivo que los alirones prematuros de Chávez y del presidente iraní –y ya no digamos las estupideces delirantes de Pepiño y ZP sobre Obama como presunto clónico del bobo monclovita-), asumiendo musculosamente el Destino Manifiesto Imperial (como hizo Kennedy con Cuba y Vietnam –una pista debería haber sido el show berlinés de Obama, tan lleno de deja-vus de guerras frappé-) y tal vez empiece ahora la verdadera humillación para nuestro Mr Bean. No sería la primera vez: de hecho, ya resultó bastante palo al comienzo de su primera presidencia que su homólogo británico Tony Blair (recordemos cómo había accedido a la Secretaría del PSOE con un pobre remedo de la 3ª Vía blairista, amparándose -más que en ideas- en los ojos azules y la común cara de tolili –claro que luego Blair sacaría al halcón interior y ZP tan sólo al resentido sin las pelotas suficientes para ir hasta el final de su resentimiento, limitándose una y otra vez a amagar y no dar-) siguiese haciéndole más caso al por entonces ya defenestrado Aznar (de quien realmente daba la impresión de ser amigo personal, como tantas veces había señalado el miniyo teleguiñol de Josemari).

Me equivoqué para bien con Hillary y no me importaría hacerlo con Obama. El peor de los males es que el modelo ZP (ese SIDA político que deprime las defensas de los españolitos y los desvincula de la realidad) se extienda entre los países desarrollados más allá de la irrecuperable excepción española. Ojalá Occidente esté a la altura de estos tiempos revueltos, ojalá sepa surfear sobre este rompeolas de ciclos, bien aceptando la ineludible invasión de los bárbaros (Rusia, China...) en un ejercicio nixoniano de realpolitik o bien intentando recuperar su poderío (aunque falle en el intento: ahí estriba la raíz última del heroísmo, que otros consideran patología –hoy, en pleno desfondamiento, ese rol en el ámbito occidental habrá de adjudicársele a Israel, país mantis con crecientes trazas de werewolf, siempre dispuesto a enfrentar el día de mañana como el último y a desaparecer llevándose, a poder ser, a la mayor cantidad de enemigos con él-), todo antes que una aporía interminable de regodeo terminal y decadente, irrealidad barroca, ese espanto sin fin del que hablaba Lenin.