martes, 1 de octubre de 2019

UNA IMPRESION



Usualmente, cuando el NOS se usa para uno mismo, se habla de plural mayestático. Sin embargo, releyendo algunos momentos de EL CUADERNO GRIS me he dado cuenta de que puede tenderse en otros casos a un plural contrario, agachadizo, de esconder la cabeza entre los ¿prójimos?, usado más por pudor del YO...



domingo, 15 de septiembre de 2019

ESOS SUEÑOS TAN TONTOS...




Desde la libertad que me da mi situación de desahuciado civil, de sujeto que ni pincha ni corta en el ámbito de la "polis", de juguete roto con veleidades geopolíticas, aquí suelto mi Gran Sueño de Administración Peninsular:

un único Estado en el cual ninguna región carezca de salida al mar, lo que posibilitaría la desaparición de microrregiones y la conjunción de grandes subdivisiones territoriales, que yo veo en una Castilla la Vieja recobrando el balcón cántabro, una columna asturleonesa, una conjunción vasco/navarra/riojana, una Mancha que desemboque en el Mar Menor, una recomposición catalanoaragonesa con el concepto de Países Catalanes liberado de supremacismos "de parte" y más centrado en sinergias de territorio, una Andalucía que integre a Ceuta y Melilla, una Extremadura vinculada al Alentejo y Algarve y una Galicia conjugada con Oporto.

Por supuesto, ello supondría una desintoxicación de los nanoexpansionismos nacionalistas y una voluntad IBERISTA que supere desconfianzas de antaño. Pero, en relación con nuestra península, una terapia de recomposición territorial no vendría mal para abandonar solipsismos, redimir "vaciamientos" y equilibrar respetos en la consiguiente descentralización (descapitalizando ministerios e instituciones no en cesión autonómica sino no centralizando sus sedes en un único punto -incluso mantendría, por su valor simbólico, la bicapitalidad Madrid/Lisboa, todavía más matizada por lo dicho de "recapitalizar" otras ciudades de la península a nivel de instituciones de Estado, algo perfectamente factible en una logística de cibercomunicaciones, sin el imperativo físico de otros tiempos-).

En fin, tenía ganas de desahogarme con esta estupidez y ya lo he hecho. Ahora, que quienes ¿controlan? sigan mareando la perdiz.



domingo, 1 de septiembre de 2019

MADRID OKUPADA, MADRID ¿RECUPERADA?


Cada vez salgo menos de casa. Salvo ir a la compra o a alguna gestión muy puntual, sólo cuando alguien me saca a orearme por rutas muy concretas como de otro tiempo, vuelvo a caminar por calles que se me hacen día a día más antipáticas y ajenas.

Especialmente, me tira p'atrás ese tufo a okupación y a flanderismo progre (como de BARRIO SESAMO -momentos "gayovallecanos"- o de viñetas de José Ramón en comicios del PSOE aún húmedo del parto en Suresnes), esa histrionización de la urbe (que hace buena aquella otra de Alvarez del Manzano, con sus arbolitos con nombre de niño, su metástasis de Mingotes grafiteados, su obsesión por el casticismo más tópico y zarzuelero -hoy, cuando paso por el andén de Gregorio Marañón y leo las citas del buen doctor en los mosaicos de las paredes, tal vez el momento más hermoso de aquellas iniciativas, me emociono y me siento fuera de este tiempo terminal que ahora me toca sufrir-), esa suciedad creciente por las aceras, esa dudosa condición de rompeolas de todos los "orgullos" (gaylácticos -aquella semana estival del 2017 donde no se sabía dónde empezaba Carmena y acababa Cifuentes, ambas compitiendo en las mismas moñeces homobufas-, centrífugos -por aquello de los hermanamientos de Carmena y Colau y de la dialéctica "líquida" de Sánchez con el prusés-, ginagorreicos -Madrid, capital del "género" entendido como mucho ruido coreográfico y pocas nueces judiciales, por mor de la incontinencia garantista y el no a los castigos ejemplares- o presuntamente xenófilos -más allá de cartelitos y ornamentaciones, tampoco se ha ido a mucho más, salvo el dejar hacer a la anarquía "sumergida", clientelista y paralegal, auténtica partera de pendulazos xenófobos-).

En una secuencia de la película que hice con el sr Pinzolas añoraba aquel Madrid de mi niñez, que definía como INOCENTE en contraste con el actual: un Madrid todavía con bulevares (los bulevares que solía recorrer acompañando a mi madre a la consulta de algún médico de postín o de la mano de mi abuelo cuando íbamos a la casa de aquella señora rusa "descendiente de los Romanov" -yo jugaba a los trenes con su sobrino mientras él intimaba con la interfecta-), sin demasiado tráfico (yo he vivido aquellos fotogramas idílicos de MANOLO, GUARDIA URBANO, que, desde luego, la quirúrgica imbécil del MADRID CENTRAL no logrará recobrar con su desbarajuste), esplendores de una Gran Vía aún transitable (sin hacernos pensar como hoy en el bullicio lovecraftiano de BLADE RUNNER o en las vibraciones satánicas de EL DIA DE LA BESTIA) que junto a Esther volví a reencontrarme en cierta exposición fotográfica dedicada a la arteria que hace evos fue escenario de mis meriendas "british" en FUYMA (té con leche y tarta de manzana) o de tantas tardes de cine disfrutando a Peter O'Toole (en LAWRENCE DE ARABIA, COMO ROBAR UN MILLON o ¿QUE TAL, PUSSYCAT?), epifanías por Rosales o por El Viso (mi parvulario junto a República Argentina, imán de tantas sesiones fotográficas muy posteriores -junto a Carmen, a Esther, a Celia...-), o incursiones con mi tío Antonio por los rincones más poblachoneros y rústicos (por Cuatro Caminos o por Reina Victoria -aquella calle de los Vascos donde un pariente suyo tenía un taller de escultura-).

Ahora, tras el nefasto cuatrienio podemita, la okupación puede volverse recuperación si se abandonan casuismos y asquitos y complejines. Que a un personaje con su punto roarkiano como la sra Monasterio se la permita incidir en las decisiones a tomar en la nueva etapa del entorno madrileño, más dirigida a rescatar espacios de la entropía que a lo contrario, me parece, si no la sabotean o zancadillean, esperanzador. Veremos en qué queda todo... 
























fotograma de EL BOSQUE ZURDO (Pedro Pinzolas)

sábado, 3 de agosto de 2019

ALGUNAS REFLEXIONES A PARTIR DE LA LECTURA DE LAS MEMORIAS POLITICAS DE LANUSSE


Tal vez los tres momentos en que los poderes en Argentina han tratado de desarrollar una mayor voluntad de consenso y participación sin buscar ni revanchismos ni conatos de guerra civil hayan sido las etapas presididas por Frondizi, Lanusse y Alfonsín, todas ellas etapas "de Transición" (en el sentido que podamos dar a la Transición española comandada por Adolfo Suárez). La llegada del primer peronismo tendría más que ver con las de Mussolini y Hitler o la de Allende en Chile, en tanto que supone el dominio temporal de una mitad del país sobre la otra mitad, desde la ambivalencia de unos comicios/refrendos y unas ulteriores acciones de consolidación/represión por parte del Ejecutivo que en buena medida desnaturalizan el presunto origen de apoyo electoral: la gran virtud del peronismo, la integración de las clases más desfavorecidas en la dinámica nacional, en España la desarrollaría el franquismo (tras el neto precedente de su victoria militar, sin las ambigüedades mentadas) primero con el uso calculadamente demagógico de los discursos más radicales de su mixtura movimientista (falangismo y comunitarismo carlista) y más adelante con el desarrollismo vinculado a sectores cristianos (Opus y Propagandistas) hasta asegurar su amplia base social con la desmovilizada clase media. En algunos aspectos, el franquismo anticipa a la China postmaoísta y su síntesis de capitalismo instrumental bajo la dirección férrea del Partido Comunista y se aproxima (hasta tomarla en buena medida como modelo durante el tiempo de mayor protagonismo institucional de Carrero Blanco) con la V República presidida por De Gaulle.

De las tres situaciones argentinas mencionadas, pienso que la más honestamente defensora de la estabilización de un pluralismo político consensuado y pactado y libre tanto de ambiciones personales no exentas de aventurerismo (Frondizi) como de la conciencia apriorística de impotencias condicionantes (Alfonsín) fue el diseño de Lanusse desde los prolegómenos del derrocamiento de Onganía hasta la toma de posesión de Cámpora (derrota en buena medida del proyecto lanussiano -pero también victoria formal en el sentido de resistirse a una nueva yugulación golpista y mantener la palabra dada de encauzamiento hacia un protagonismo de los partidos y la sociedad civil, encauzamiento que los hechos harían imposible por culpa de la subversión guerrillera y de la espástica gestión del último Perón- y que, traducido al modelo postfranquista, sería dicha asunción de Cámpora una agridulce mezcla de primeras elecciones del 77 envenenadas con el zapaterismo surgido del 11M).

Y ha de destacarse que el único momento en que Argentina ha tratado de luchar contra la subversión violenta desde la ley y sin atajos "sucios" fue en la etapa de Lanusse con la creación de la Cámara Federal para juzgar y encarcelar, sin masacres ni "desaparecidos". En nuestro país habría que esperar a la gestión antiterrorista de Aznar para hallar un modelo similar que uniese firmeza, respeto a la ley y ausencia de complejos a la hora de aplicar la ley sin dejarse permear por chantajes nacionalistas (aún más patente, si tocamos este tema, el nexo entre el brusco sesgo anárquico con la llegada de Cámpora y el 11M).

Como ya he dicho en otra ocasión, es sintomático de la nula voluntad argentina de regeneración y su obstinación en pendular entre pasados errores demagógicos (a diestra como a siniestra) la escasa valoración en el imaginario político de la figura de Lanusse. Si pensásemos en alguien del ámbito castrense similar en el plano español, se me ocurre la figura (en buena medida también olvidada) de Manuel Díez Alegría (alternativa más válida, a mi juicio, que Gutiérrez Mellado como garante militar de la Transición por su mayor ascendente en el Cuerpo y más estabilidad emocional y que "no pudo ser" por su defenestración en el caos tardofranquista que siguió a la muerte de Carrero).

También se me dirá que, siendo tan forofo de la experiencia peruana de Velasco Alvarado, cómo opto por Lanusse frente a los sectores que se le oponían desde posiciones "nacionalistas" presuntamente afines al modelo peruano: algo que he aprendido con el tiempo es que cada país vive su circunstancia y las salidas del hoyo de maneras muy diferentes en la forma (aunque muy en el fondo la intención regeneracionista sea idéntica) y así, en una misma época pueda valorar a figuras tan diversas como Lanusse para Argentina, Velasco para Perú, Carrero para España y Nixon/Kissinger para los USA y el reequilibrio planetario entre superpotencias. Y, refiriéndome a esa misma época, también la siento huérfana de la figura de De Gaulle por causa del infausto maidan del 68. 



lunes, 15 de julio de 2019

BIENAVENTURADOS LOS MORLOKS...



(continuación de esto)


...porque ellos acabarán con los millennials.


Un mundo sin barbudos con moño, sin adultos en patinete, sin hipersensibilidades sobreactuadas, sin chantajes pedestres sólo capaces de afectar a hipócritas acomplejinados, sin orgullos caprichosos que discriminan entre tal y cual parafilia (cuando está claro que lo hoy perseguido es el eco no muy lejano de lo también hoy vuelto norma -argumentos idénticos para diferentes filias, tanto a favor como a la contra-), sin coreografías ginagorreicas (siempre con algún proxeneta tierno en la cima de la pirámide), sin PACManimalismos impermeables al sufrimiento de unos cuantos humanos (porque la mera atención a ese sufrimiento implica favorecer la crispación), sin esa mierda supremacista que tiene los pies de barro y la cabeza en las nubes de su propia autocomplacencia... Un mundo donde la imposible búsqueda de la ¿felicidad? no se anteponga a la mucho más factible aspiración a la responsabilidad, el decoro y la decencia. 

Una nota sobre los clips que ilustran esta entrada: cualquiera que nos siga a uno y a otro tendrá claro y cristalino que las digamos COSMOVISIONES de Seth McFarlane y este menda son bastante diferentes (él tiende a lo progre y yo me identifico más con lo paleo), pero valoro mucho su honestidad como satírico, el no afeitar de cuerna sus ataques al propio terreno cuando considera que tal terreno huele un tanto a podrido. Como ya dije en su momento, ante esa actitud, todo mi respeto.

  





sábado, 1 de junio de 2019

VOX MEDICINALIS: sus efectos como antiinflamatorio


Se ha dicho (y es cierto) que la irrupción de VOX en la política establecida ha beneficiado a Sánchez, primero con la catarsis andaluza (que supuso descabalgar a su rival Susana Díaz -el suspiro de alivio del "resistente" monclovita debió de ser muy similar al de Rajoy cuando Aguirre no logró la alcaldía de Madrid en 2015-), después con contribuir a consolidar la mayoría de su partido en las generales (al aumentar la fragmentación de la derecha, castigada por el actual sistema de reparto de votos) y, ahora, si no en municipales y autonómicas (donde VOX permite la revancha madrileña -y tiene razón la sra Monasterio, cabeza de su partido en la Comunidad, cuando plantea que una mayor presencia de VOX en 2015, presencia en buena medida conseguida de la abstención de desencantados con Rajoy y dudosos ante Cs, habría posibilitado la alcaldía para doña Espe, mentora de Abascal en Madrid, y tal vez acelerado el desgaste de Rajoy de un modo diferente a como acabaría produciéndose en 2018- así como otras sorpresas, caso de Ceuta y Baleares), sí en las europeas, no por sus exiguos resultados, sino por poder ser usado como espantajo para "desinflamar" el problema catalán.

La primera lectura que se hizo de la catarsis andaluza fue destacando los perfiles salviniano/lepenianos de VOX (en efecto, tal vez más acentuados en esa región -y más concretamente en Almería, la provincia donde mejores resultados obtuvo-) pero lo que se ha ido viendo en los meses posteriores (en esa megacampaña electoral desde que Sánchez anuncia la convocatoria de comicios para abril y mayo) ha sido que la prioridad de nuestra "uuuuultraderecha" era por una parte el unionismo en materia de administración territorial y la llamada al orden (seguridad, usos y costumbres...) frente al desmadre inducido por el marasmo podemita en sus diversas okupaciones de ayuntamientos. Es curioso que, tras mantener actitudes ambiguas o dilatorias en las instituciones UEuropeas con respecto al caos catalán, sea justo al conocerse los resultados electorales del 26M y las alarmas propagadas en Bruselas por Sánchez y Rivera, en relación con el subidón "euroescéptico" en Estrasburgo y el contagio de España con VOX, cuando el TEDH "zasquea" a Puchdemontres en toda la boca. Sin el espantajo VOX, UEuropa no podría plantearse la posibilidad de que, si se sigue manteniendo una actitud "equidistante" entre el pulso catalanista con el gobierno español (ahora Borrell -a diferencia de Mayor Oreja, castigado por Rajoy a Estrasburgo por sus desencuentros con el "perfil bajo"- puede actuar más contundentemente como contrapeso a las intervenciones centrífugas en Estrasburgo, tanto catalanistas como abertzales, y manteniendo la sintonía con Moncloa, habida cuenta de la nueva hoja de ruta sanchista provocada por el desfondamiento podemita, los intentos de seducción a Cs y el fracking catalán que puede rebajar el suflé y "peneuvizar" a los sectores más responsables y con voluntad gestora del catalanismo, conscientes de que el pulso con UEuropa lo están perdiendo y que, a corto plazo, con el "enemigo común" españolista hecho unos zorros, la prioridad es construir algo y dejar de actuar como okupas y perturbados), el malestar de la opinión podría endurecer posturas unionistas que favoreciesen a VOX y asilvestrasen al PP en una línea "británica" similar a buena parte de la derecha de UK que apoya el Brexit (no es descartable la hipótesis, sólo sea como amenaza/chantaje, de que el PP pudiese llegar a mutar lo suficiente como para llegar a abandonar el PPE para pasar a la más radical Alianza de Conservadores y Reformistas -o, sin necesidad de ello, de acercarse dentro del PPE a la previsible creciente influencia de Orban, el auténtico submarino "euroescéptico" en el eurogrupo mayoritario de Estrasburgo-).

El rol activo de VOX en Madrid, Ceuta y Baleares va a ser decisivo para combatir la tonterida pero, incluso sin tener apenas presencia ni presión propia, usado como espantajo terapéutico por partidos "respetables" que lo insultan y ningunean, también va a tener un papel en las instituciones europeas muy superior a sus efectivos reales. La coyuntura doble que ello supone debería de hacerles tomar conciencia de su enorme importancia potencial en la regeneración de la hoy maltrecha EXpaña y aguzar al máximo sus estrategias y astucias, huyendo como de la bicha de atajos demagorreicos, del yuyu karma de jugar a un marasmo podemita a la inversa. Salvini, Le Pen, Orban y, por supuesto, el Putin Amo (maestro de artes políticas) deberían de ser sus referencias. El juego "del loco" a lo Trump/Bolsonaro por ahora es prematuro y les puede estallar en las narices (carecen del suficiente poder e incidencia en el paisanaje para jugar a eso). Paciencia y temple en los pasos a dar, desmontando el relato paranoide de sus contrarios y señalando sus efectos terapéuticos contra las patologías que hoy imperan (midiendo mucho el discurso y evitando, insisto, reduccionismos demagógicos). Ninguna formación política en este país tiene más necesidad de seguir esa consigna... Ojalá lo tengan en cuenta.

miércoles, 15 de mayo de 2019

ENTENDIMIENTOS


A Esther Peñas, autora de un testimonio de amor personal 
y transferible sólo a la mirada cómplice del yo y su circunstancia 
(procurarán destriparlo pero así no lograrán más que malentendidos) 



Que los dioses nos den el temple (esto es, la lucidez) para convivir (esto es, cabalgar) un problema en su calidad (esto es, dignidad) de irresoluble. 

Porque toda solución es falsa, sea la presunta erradicación (abocando a una existencia mutilada en la cual el problema, vuelto llaga y/o muñón, no hace sino enconarse) o sea la tramposa enajenación (¿elevarlo? a la categoría siempre dudosa de norma ejemplar a endosar al rebaño -ese rebaño en que borrarse en la uniformidad de la coartada, como aquel pobre hombre que Poe vio perderse entre la multitud).

De ahí que la angustia de Jouhandeu (destemplado pero honesto en su creciente conciencia de lo irresoluble de su problema) case y se complemente tan bien con la serenidad de su buen amigo Jünger (discreto en su doble acepción de lúcido y poco amigo de los escándalos).

Porque al final el meollo está en optar por la demagogia (estéril en su perenne movimiento pendular) o la discreción (continuum espiral donde cada avance tiene algo de deja vu).

Quien quiera entender... pues eso.




miércoles, 1 de mayo de 2019

ABSTENCION PERO DENTRO DE UN ORDEN


"Yo, como hago desde el 96, seguiré absteniéndome (hasta que no cristalice una opción seria que nos emproe sin fisuras hacia Visegrado o, mejor aún, hacia la Unión Aduanera Eurasiática) pero ello no quita que no sepa apreciar el valor de un catártico cambio de chip. Estamos en la nueva Transición, diferente (como también el entorno internacional) de la anterior, pero tal vez más decisiva si pensamos en el fondo y el largo plazo y no nos quedamos en la espuma anecdótica de tantos mimbres, por el momento y en una primera impresión, más ridículos que sublimes."  (autocita)


Otras veces, el día después de las elecciones, he remachado mi visión abstencionista como parte del "partido más votado". Dejaba así constancia de la nula detección de alternativas regeneradoras en las opciones presentadas. Esta vez es distinto: están pasando cosas interesantes y comprendo perfectamente que gentes que me siguen y empatizan con mis desahogos hayan votado a opciones que, de manera oblicua, yo he destacado en algún momento no con mi devoción incondicional pero sí con mi atención (mayormente, la irrupción de VOX o algún nombre del PP, caso de Cayetana Alvarez de Toledo). Pero, desde mi circunstancia, desde mis años de ingenuidad respecto a fuerzas ("nacionales", abertzales) que concitaron mi expectativa de cambio en profundidad de un establishment decadente y que acabaría contemplando como sendos fraudes, desde mi reflexión de los últimos lustros sobre el valor de la gestión frente a la gestualización (reflexión que me llevó a interesarme por nombres que antes había despreciado y a revisar "a la baja" otros que, más allá del espasmo -bien heroico, bien turulato, bien las dos cosas-, nada habían aportado a la construcción de un estado estable y funcional; y reflexión a la que llego gracias a la contraposición que plantea Antonio Fdez Ortiz -ese feliz descubrimiento que me brindó el zenmeister Rafa Castilla- entre bolchevismo disolvente y estalinismo constructor, a mis retomados nexos suaristas -pero sin la tonterida derechohumanista con que los asumí en mi breve militancia en el CDS sino buscando el meollo más interesante y categórico, desde sus tiempos con Carrero y Herrero Tejedor a su trabajo con Carmen Díez de Rivera- y a mi atento seguimiento tanto del Putin Amo como del ascenso de la China post/maoísta surgida del légamo primordial del padrinazgo de Nixon y Kissinger), desde todo ello, tal vez "personal e intransferible", ahora mismo no estoy aún en condiciones de votar a nadie, salvo mi refrendo platónico a gentes de otras latitudes (como ya hice con Trump en su momento y hoy hago sin problemas con doña Marina, Salvini o el magiar paladín de la "orbanidad").

Los sufragios recibidos por VOX y el PP (aún por añadir los del próximo mes) ahora pueden ser correspondidos con un buen hacer, audaz y astuto a un tiempo, al putiniano modo, con voluntad de crecimiento y consolidación, huyendo de complejines autofágicos pero también de postureos metepatas (de esos que el vitriólico Foxá -nuestro Malaparte rollizo y en tono menor- señalaba en cierto cura navarro metido en camisas azules de muchas varas con aquel epiteto de "SERA LA TUMBA DEL FASCISMO"). Está en sus manos el obrar en consecuencia con estos TIEMPOS DECISIVOS en que lo hasta hace poco testimonial va adquiriendo relevancia hacia la construcción de un nuevo paradigma donde Tradición y Futuro retocen en el tálamo de la sinonimia. KONSERVATIVE REVOLUTION (con K de Konfucio, primer referente de la primera potencia mundial), que, más allá de desavenencias formales, transversaliza personalidades y latitudes (Trump, Putin, Visegrado, Salvini, doña Marina, Irán, Bibi Netanyahu, Erdogan, y, como conjunción suprema, esa versión king/size del desarrollismo carreriano que es la China actual). 

Pueden cabalgar el tigre de estos años por venir con soltura y gallardía, dominando, o dejarse llevar por el cortoplacismo de los residuos chantajistas de un terminal desorden establecido que, por ser terminal, tiene eso único de bueno, que le quedan dos telediarios. Ellos verán. La Historia sigue, con o sin su concurso.

lunes, 15 de abril de 2019

LOS FARISADUCEOS



(inspirado por la lectura de FIGURAS DE LA PASION DEL SEÑOR de Gabriel Miró)


Occidente, romano (más decadente que augusto -o, por mejor decir, augusto tan sólo en lo payasesco-) y plebeyamente herodíaco, de alma tatuada por huir de sí misma, anhelando (como un Charlot que juega a Hitler -¿o era al revés?- o como un Heliogábalo con atisbos de Obama) ser mesías en lugar del Mesías. El placer más obsceno, el más imperdonable, sí, el de la buena conciencia como ornato final para justificar la más completa falta de responsabilidad y autocrítica.