lunes, 15 de diciembre de 2014

EL COMPLEMENTO PERFECTO


.
Insobornables y ambivalentes durante toda su vida, Gloria y Carmen han sido las antiestrellas que más han brillado en la planicie popera estatal, cuyo fulgor nunca podrá extinguirse mientras queden pruebas físicas o recuerdos de sus memorables trucos de magia en forma de ensoñadoras melodías. Pasen y lean.
(MARCOS GENDRE)


El complemento perfecto, corregido y aumentado, a mi libro del 83.


 Sólo pondría un pero: creo que la interpretación que se da a la personalidad del protagonista de EL REY DE LA CASA peca del mismo reduccionismo en que cae su feroz progenitor (la historia nada tiene que ver con lo gayer -un varón sin aptitudes para cazar el mamut y que prefiera las labores del hogar puede encajar perfectamente con una hembra que sí se sienta más motivada a tareas titánicas que a bordar punto de cruz... creo que la moraleja de la historia va más bien por ahí y enlaza con la crítica del rodillo patriarcal y de la vulgata machista que desde el primer momento siguieron Carmen y Gloria tanto en su obra como en sus vidas y con la frecuente tarea de zapa en la narrativa audiovisual armiñanesca de los tópicos roles de género referentes a las parejas heterosexuales-)


Y como ilustración musical de esta entrada incluyo a cuatro presencias (tres duales y la cuarta individual) que creo (sea por influencia o bien por evolución convergente) tienen no poco que ver con lo vainiqueño.







Y como postdata dejo constancia del homenaje recentísimo de la vermeeriana guitarrista y vocalista Clara Collantes, la cual, por su exquisito equilibrio entre el rigor y la espontaneidad y su irreductible sentimiento de independencia, es uno de los temperamentos más vainiqueños con quien he tenido (y espero seguir teniendo) el placer y el honor de trabajar.


lunes, 1 de diciembre de 2014

NEURONAS AL DESNUDO




Frente al desnudo desprovisto de neuronas hoy tan celebrado en tantos ambientes (realities, cabalgatas gayers, pornógrafos y psicotrónicos, despedidas de solteros y solteras, etc) yo me identifico más con este eminente cirujano y tiendo a prendarme de neuronas al desnudo siempre que prometan más vergeles que parameras en el ámbito del pensar, del sentir pensando, del imaginar sintiendo cómo las sinapsis tejen con minucioso mimo la tupida red de una estimulante conversación.