sábado, 1 de junio de 2013

INQUIETUDES

Hay inquietas e inquietorras.

La Mujer Inquieta no se pretende, se sabe tal (esa certeza la lleva a la discreción, incluso a mostrarse esquiva: todo lo contrario a la procacidad de las impostoras).

A veces (o mejor, con frecuencia), la Mujer Inquieta lleva gafas. Desde las que mira mejor dentro de sí y también, saltando esa alteridad filistea que tanto la abruma y desagrada (ese asfixiante smog social saturado de futilidad), a la Naturaleza (esto es, a cualquier paisaje -sea una mayestática avenida berlinesa sea un bosque boreal sea una playa neozelandesa con promesas de Antártida- gozosamente desprovisto de gente -que no de personas, de ocasionales transeúntes-).

La carne de la Mujer Inquieta suele pasar desapercibida y, cuando no es así, lo es siempre desde el malentendido: sólo algunas miradas Otras podemos apreciar su brillo trasmundano.

La Mujer Inquieta está hecha de entelequias (entelequias conscientes de su anómala condición). En cuanto a las inquietorras... abundan en el Facebook.




ilustración prionizada por THE LEFT HAND

No hay comentarios: