jueves, 1 de abril de 2010

LAS CANCIONES DE MI VIDA (30)

(continuación de la serie iniciada en EL PUNTO Z)


MAD WORLD

intérprete original: TEARS FOR FEARS
letra y música: Roland Orzabal

[por lo general, las canciones de mi vida son parte de mundos creativos en los que me siento a gusto pero en el caso de TEARS FOR FEARS sólo conozco este título (me da un cierto miedo profundizar en este grupo porque, a veces, una canción que me gusta –descubierta, por lo general, a través de un videoclip muy resultón- no me lleva a otras del mismo origen que también me hagan tilín sino a profundas decepciones al acercarme a la obra genérica que o bien me aburre o me resulta profundamente grimosa: ya me pasó con Radio Gaga y QUEEN, Every Breath You Take y POLICE, Luka y Suzanne Vega o Once In A Lifetime y TALKING HEADS); incidiendo en lo dicho en el paréntesis, Mad World la descubrí a través de series de tv (por ejemplo, HOUSE) y de una extraña película, DONNIE DARKO, no en la versión original sino en una que me gusta más, de un tal Gary Jules]

All around me are familiar faces
Worn out places, worn out faces
Bright and early for their daily races
Going nowhere, going nowhere
Their tears are filling up their glasses
No expression, no expression
Hide my head I want to drown my sorrow
No tomorrow, no tomorrow
And I find it kinda funny
I find it kinda sad
The dreams in which I’m dying
Are the best I’ve ever had
I find it hard to tell you
I find it hard to take
When people run in circles
It’s a very, very mad world mad world
Children waiting for the day they feel good
Happy Birthday, Happy Birthday
And I feel the way that every child should
Sit and listen, sit and listen
Went to school and I was very nervous
No one knew me, no one knew me
Hello teacher tell me what’s my lesson
Look right through me, look right through me
And I find it kinda funny
I find it kinda sad
The dreams in which I’m dying
Are the best I’ve ever had
I find it hard to tell you
I find it hard to take
When people run in circles
It’s a very, very mad world … mad world
Enlarging your world
Mad world

14 comentarios:

lisis dijo...

No son óbice, ni la carencia crematística, ni la deficiencia técnico-tecnológica -ambas susceptibles, de seguro, de mejora- para que nos deleite con las palabras castellanas que giren la mencionada tuerca. Sabe usted, sobradamente, Señor zurdo, que papel y lápiz son asaz para que la lírica se dé. Espero tenga a bien cumplir con esta humilde sugerencia, dándose, quizás, por caso, que mejore, si es esto fuera posible, el post que nos ocupa. Todo lo que digo y sugiero no es más que fruto de la sana curiosidad, madre de todo conocimiento y de casi toda, aprovechando el sentir de Semana Santa, ascesis.
Espero recoja usted el metafórico guante y si hiciera frío, ruego, me lo devuelva.

Miguel dijo...

¿Casualidad? ¿Impronta generacional? Llevaba unos días dándole vueltas a Mad World. La cosa viene de lejos: la primera vez que la oí fué en un capítulo de CSI Las Vegas; por entonces House era para mí una serie desconocida, y aun no había visto Donnie Darko, que a mi entender es una propuesta fallida. Tras ver aquel capítulo me metí en la red para intentar encontrarla partiendo del estribillo. Allí decía que era un tema de REM, y la verdad es, que al menos en la versión no-acústica, cualquiera diría que son ellos. Lo curioso es que el dichoso tema no aparece en ningún album de su discografía. La acústica es de Gary Jules y es la de la peli. Ahora veré con Tears for Fears, al menos en

http://en.wikipedia.org/wiki/Mad_World

aseguran que es de ellos, aunque ¿la wiki es de fiar? Al menos me ha proporcionado otra pista: el fabuloso Michel Gondry parece que es el autor del videoclip; ya me pongo a ello.
Resulta curioso que algo que ha calado tanto tenga, en la superficialidad del profano, es decir, a mi nivel, una autoría tan indefinida.

el zurdo dijo...

Respondiendo al pater: la letra en castellano, como ya hice con FAUSTO, sólo la mostraré cuando el resultado de nuestro proyecto se haya consumado más allá del embrión; por ahora, bien está la presente entrada (justo desde ayer estoy iniciándome en Gary Jules y, por el momento, veo una gran distancia en cuanto a carisma entre MAD WORLD y los temas originales, pero me sigue pareciendo superior la versión de Jules que el original de TEARS FOR FEARS -me pregunto si la cosa sería un encargo o se le ocurrió a él directamente versionearla: en caso de que se lo encargasen, quien lo hiciese estuvo realmente acertado-).

En cuanto a Miguel, creo que mi cronología es similar, primero CSI (aunque no encajo el episodio -tendré que refrescar la memoria tirando de You Tube-), luego la película de marras (que la vi ya mediada por ¿Telemadrid? y no me enteré de mucho, trayéndome ecos de EL EFECTO MARIPOSA y de las posteriores secuelas televisivas en series como HEROES y PERDIDOS -reconozco que a mí tampoco me impresionó, salvo la canción, que da empaque a ese momento-) y, ya con HOUSE y ese magnífico episodio a lo NIDO DEL CUCO, fue la obsesión definitiva.

lisis dijo...

Por alusiones:
Señor Zurdo, en cuanto a la misteriosa letra en castellano, amén. Al respecto del asunto cinematográfico diré que “Donny Darko” es una excelente película, considerada como eso que llaman: “Cine de culto”, sobre la cual, perfilada sobre el engañoso velo de cine adolescente made in U.S.A, se abordan temas de profundo interés , tanto metafísico como físico-cosmológicos, así como éticos y de etologia humana con una sutileza e inteligencia pasmosas. Os recomiendo, si es que os gusta eso de ver cine y pensar al unísono, que visionéis, en el siguiente orden y no otro, las películas “The box”, y, “Donniy Darko”, de 2009 y 2001, respectivamente, ambas de Richard Kelly. Dichas cintas están mucho más allá, pero que mucho más allá, de las mediocres series de TV que mencionáis; en mi modesta opinión, las series de televisión son al cine lo que las páginas amarillas al Quijote; esto es, pura anécdota.
A Miguel, la autoría para nada es indefinida, si acaso existe algo indefinido, y harto falseable, sin duda, eso es la Red.

el zurdo dijo...

Yo no sería tan duro con las series de tv. Comentando con mi amiga Inma la fotógrafa de cabecera (que me recomendó encarecidamente LOS SOPRANO), reconocía que HEROES me hacía tilín por mi "mono" marveliano de infancia, aunque su nivel sea más de fast/food que de delikatessen. Pero HOUSE para mí siguen siendo palabras mayores y en los episodios dirigidos por Juan José Campanella (responsable de EL NIÑO QUE GRITO PUTA, ya que se saca a colación cine de culto) como éste , MUY mayores.
Ha habido series con mucha enjundia (más inglesas que norteamericanas: pienso en WIDOWS, en FALL AND RISE OF REGINALD PERRIN , en THE OFFICE, en THE RED DWARF, en -mi serie favorita de todos los tiempos además de HOUSE- RETORNO A BRIDESHEAD...) que, desde mi sensibilidad personal e intransferible (cada cual es su biografía, sus fantasmas, sus filias y sus fobias), jamás calificaría como "algo menor".
De todas formas, lo importante para cada uno es aquello que LE LLEGA, que lo traspasa, que lo obliga a trascender. A veces, que se lo digan al Ingenioso Hidalgo, eso puede ser algo en apariencia menor, sin fuste cultural, puro pulp. Lo dicho, cada quisque es su biografía, con sus claves personales e intransferibles.

lisis dijo...

La televisión es la moderna caverna del famoso símil de Platón, aumentada, perversamente mejorada y, para más inri, en cada casa -a veces con más de un aparato-. Su entretenimiento, su información, sus valores, están manipulados y proyectados con fines de adocenamiento y domesticación. El genial Andy Kauffman lo barruntó y lo usó contra ella y su público; lástima que semejante intelecto muriera tan joven, lástima. De estas verdades, más profundas, inclusive, sabía un rato Edward R. Murrow, poco más puedo yo decir. El serial de televisión es efímero, las nuevas generaciones no conectan con series de antaño, porque es la inmediatez lo que mueve al tubo catódico, hoy plasma o LCD.- que no LSD- el cine se adentra en lo que perdura, en lo que en verdad trasciende. Su héroe House, acabará siendo un recuerdo borroso como Colombo, o Curro Jiménez, o peor aún. Alguien, con vestidos raros, cantó una vez:"LA TELEVISIÓN ES NUTRITIVA", y por el iconoscopio de Vladimir Zworkyn, que no se equivocaba. La verdad es dura, mi opinión, sólo, modesta.
Es difícil aborrecer a una madre,y la televisión para muchos ha sido eso. Nadie niega que cada quisque es su biografía, como tampoco se puede negar que tras cada apestado existían mil ratas grises.

el zurdo dijo...

No estoy de acuerdo. Tanto a través del dvd como de portales de Internet uno puede reencontrarse o descubrir series de antaño y romper esa inmediatez. Que haya basura y biodegradabilidad en la tv forma parte de la época, como la hay en muchos volúmenes impresos que venden en los VIPS o recomendados por LIBERTAD DIGITAL (mayormente del bibliorreico César Vidal, que además los endosa a cada invitado a su programa como el tío Adolf hacía en su momento con su MEIN KAMPF) o en esos nombres serie z (tipo Alvaro Retana) hoy vueltos de culto por el rodillo de los lobbies gays, en las pantallas de cine (considero más perdurable una serie como JUNCAL o como HOUSE que un engendro hecho para cine como los perpetrados por este señor ) o en ARCO (si nos ponemos fisnos). Otra cosa es tenerle una especial inquina a algo y tratar de racionalizarla o dogmatizar sobre esa inquina.

De la televisión digo lo que de las armas de fuego, de las drogas o de los pitbull. Son veneno o panacea según lo que se haga con ellas.

Yo me siento muy agradecido a lo mucho bueno que me ha dado la pequeña pantalla y por eso, porque valoro ese medio, considero como los primeros criminales contra la humanidad, no al balcánico de turno sino a Mercedes Milá vendiendo GH o a los mamones de EL HORMIGUERO, por citar dos entre un millón de inmundicias. De todas formas, yo no soy un intelectual sino un intuitivo y lo mismo por eso vemos las cosas de distinta forma.

lisis dijo...

Me da a mí que no vemos las cosas de distinta forma, sino que vemos cosas distintas cada cual a su forma; eso es bello. No sé si me llama intelectual o poco intuitivo, o ambas cosas a la vez, al asignarse lo contrario a usted, y así, por combinación lógica, con elegancia tinturera, me endosa un par de banderillas como el que no quiere la cosa. Acepto pulpo como doble en las escenas de riesgo y cama que pudiera haber grabado Isabel Tenaille. Aunque si apunta usted al DVD y a la red, observe que se está refiriendo a medios distintos al televisivo, con lo que su argumento es harto interesante, pero se refiere a otro asunto; interesante, seguro, pero otro asunto. Que de entre la inmundicia brille lo mediocre, no es por los méritos de lo último, sino, más bien, por los muchos deméritos de lo primero.
En el momento que la inmediatez muere, en lo televisivo, su mayor atractivo y activo se evanece, asimilándose a un rancio exvoto de cera que provine de otros tiempos, que pasa de lo religioso a ser un simple pisapapeles, cuando si ha sido algo, ha sido cera modelada. La cantidad de horas dedicadas a la televisión, y en concreto a la series, que se extienden como un plaga en el tiempo,horas, días, semanas, y a veces lustros; ocupan aquel espacio emocional que alberga usted en su cuerpo o alma, o vaya a saber dónde, establecido para ser llenado con vivencias reales y personales, con sentimientos compartidos con seres vivos, pero que nunca debería ser llenado, como ocurre con la TV, con vivencias irreales, sucedáneas y, lo que es peor, artificiales. Esto último, quizá, tiene más delito cuando se ve la TV en familia o en pareja o en compañía, todos incomunicados en aras de la comunicación. Eso no es bueno para el ser humano que llevamos dentro, que de tanto ver lo que no es, él nunca llega a ser ni humano, ni posthumano, sólo imágenes-copia de otras imágenes-modelo.
La inquina, he de puntualizar, no se puede racionalizar, nada irracional, de hecho, se puede racionalizar, sólo los números de tal índole. Le repito, como queda manifiesto, que es difícil aborrecer a una madre.
Y ahora le dejo, me voy corriendo a ver mi serie de TV preferida.

el zurdo dijo...

Habituado a volver a toparme con material que ya he visto desde que empezaron las cadenas privadas y las autonómicas y más tarde los dvds y ahora la TDT y los visionados por Internet, sigo sin encontrar la diferencia con volver (o no) a disfrutar de una película hecha para la gran pantalla o de un libro o de un disco. La prueba de fuego es, en cualquier caso, lo que yo llamo el síndrome del Equipo A (por la extrema frecuencia con que Antena 3 repetía esta serie -más tarde lo hizo con Los Simpsons-): cuanto menos se me cae algo tras repetidos visionados, lecturas o escuchas, más importante se demuestra para mí. Y, según ese ranking, y volviendo a la tv, HOUSE continúa bastante terne (al menos, determinados episodios, como el ya citado, que sigo revisando con húmeda unción de moco tendido), así como CSI (especialmente CSI: LAS VEGAS, repleta de mujeres maravillosas, como la dominatrix Lady Heather, o la bebedora de atletas triturados en turmix hasta convertirlos en batidos proteínicos -la inquietante hermana de Nicolas Cage bordaba el papel-, o la miniaturista asesina con vocación de muñeca de ventrílocuo...) o BONES. De series de mi infancia y adolescencia, hay dos que fueron míticas a mis ojos de entonces y en las que intervenía la misma actriz, Susan Saint-James, que no he tenido ocasión de revisar: AUDACIA ES EL JUEGO y MC MILLAN Y ESPOSA.
Hay una serie que vi ocasionalmente no recuerdo por qué canal en los 90 y que me dejó un fuerte recuerdo, HARRY O (con David Janssen, el actor de la serie EL FUGITIVO). Era muy crepuscular, muy melancólica, con un regusto a Philip Marlowe, a Lew Harper, así como a esa película con Burt Lancaster que es un verdadero fetiche para mí, EL NADADOR. Tengo que buscarla por Internet.

Miguel dijo...

Si encuentras El Nadador, dime dónde. Ojalá esté subtitulada. Lo mismo con "Ace in the hole", también llamada "El gran carnaval", la película maldita de Billy Wilder. La tengo en versión original, pero mi nivel de inglés es escaso. Cualquier mierda recién estrenada se puede encontrar en la red, incluso con subtítulos, pero cine clásico, nunca, y si es en B/N... ¿Para cuando una filmoteca virtual?

paisajescritos dijo...

Mad World pertenece al primer LP de TFF. Lo he comprobado en el vinilo que compré recién sacado del horno. Es contemporáneo del Murmur de REM, 1983, de cuando Michel Stipe aún tenía pelo. TFF dejaron de gustarme con el segundo trabajo. El primero me sigue gustando a día de hoy. No te dé miedo, Fernando. "Watch me bleed" es mi preferida. Pero no quiero influenciar.

el zurdo dijo...

Celebro que alguien vuelva a retomar el asunto de la entrada, tras este bucle/ralle en torno a los gustos o disgustos sobre la fenomenología de la tv. Gracias, Magdalena, ahora que he comprobado que lo único que realmente me entusiasma de Gary Jules es su versión de MAD WORLD, retomaré a ver si me hago con material de los Llorones, a ver qué pasa. De cualquier modo, la versión de Jules de ese tema en concreto es la que realmente me conmueve.

lisis dijo...

Volviendo al tema de la marca A.C.M.E.; "Mad world", en la versión de Gary Jules, fue elaborada por encargo para la banda sonora de "Donny Darko" y es fruto de la colaboración de Jules con Michael Andrews, veinte años después de la original de "T.f.F."
Aunque la susodicha canción aparece en el primer L.p. de los Tears de 1983, la canción había aparecido un año antes, noviembre de 1982, -año de muy buenas canciones, por cierto- como sencillo, llegando al tercer puesto en el top de sencillos del Reino Unido.

el zurdo dijo...

Es curioso: me recuerda todo esto de la versión de Gary Jules a mi devoción por otro trabajo de encargo, el HANNIBAL de Thomas Harris, a mi gusto la mejor novela de la saga Lecter (no he leído la primera de Harris, DOMINGO NEGRO, por lo que no voy más allá en mi generalización), y la única escrita con Anthony Hopkins en mente (esto ya lo comenté hace poco en lo de Dragó).

En cuanto a TFF, he estado asomándome a You Tube y, así en un primer vistazo, parecen neorrománticos agradables (me traen ecos de OMD y de China Crisis). Tengo ahora en proceso de descarga la discografía completa (yo soy así de riguroso y compulsivo cuando me acerco a algo) y ya os contaré cuando me haga la megaescucha. Ahora estoy dándole un repaso a Philip Glass.