domingo, 1 de noviembre de 2009

¡¡¡BANG!!! Y APAREZCO EN TUS SUEÑOS


La he descubierto hace poco de la mano de Alex de la Iglesia: primero, en cierto spot antidroga, y no mucho después con la nueva temporada de la serie PLUTON BRB NERO (saga a la que en su momento no presté atención, horripilado ante la desagradable apariencia de Roswell, el estrábico feto alienígena, más algún gag tontorrón que acabó de echarme para atrás). Estaba cantado que la chica me iba a gustar: tenía todas las papeletas (su rol androide/replicante –androide con corazón, más entrañable que muchos humanos-, su piel blanquísima –no me cegaba un resplandor similar desde mi adorada Anne Heche-, sus facciones entre lupinas y vulpinas –tan de mi agrado: perfil aguzado y barbilla recogida, a lo Rosanna Arquette- con un punto también reptiliano acentuado por sus ojazos lacustres –donde hasta alguien tan poco natatorio como yo puede sentir deseos de zambullirse-... incluso sus hechuras de flaca pechugona me convencen –hechuras tal vez no naturales, pero que satisfacen mi visión más somera, sin ahondar en mi fobia por la silicona, dejándome llevar por la armonía del conjunto-). Su voz de no actriz me resulta, desde sus antípodas de la impostación, gratamente refrescante, con un nosequé de tarde brumosa en el campo buscando setas (quienes, desde su criterio sucio y brutalmente filisteo, la tildan de maciza descerebrada sólo apta para hacer de robot, no veo yo que se rasguen las vestiduras ni se harakiricen ante la cagalera de galardones otorgados en los últimos años a Penélope Cruz, ese horror batracio cuyo disonante y suburbial croar contrasta tanto con el punto agreste del acento de nuestra rubia, quien a su lado brilla feérica y chorreante de sugerencias y matices –ojalá no acabe nunca bajo la casposa férula de Almodólar encarnando a alguna Aldonza reflejo de prosaicas evocaciones manchegas: Carolina, no me cansaré de repetirlo, tiene más que ver con la bruma norteña, con la hora bruja de perrochicos y rescoldos de aquelarre-).





-->Y ya que he mentado el aquelarre, por algunas similitudes tanto físicas como de concepto, presumo que Alex de la Iglesia considera a esta joven como su versión de Lisa Marie, la musa anómala de Tim Burton antes de conocer a Helena Bonham-Carter: hallo, no obstante, una diferencia sustancial entre ambas y estriba en el mayor encanto y talento potencial de Carolina, frente al aspecto más extremo y chocante de la ex/señora Burton, quien, tan sólo en su breve rol como madre de Johnny Depp en SLEEPY HOLLOW, apuntó realmente maneras de actriz y no de mera presencia excéntrica, de marioneta de carne. La androide Lorna, con esa chispa de casticismo vasco hiperespacial, guarda y transmite una calidez de la que carecían las apariciones bizarras de Lisa Marie en ED WOOD o MARS ATTACKS (aunque, en el caso de su Vampira en la primera de las citadas, su caracterización se ajustaba plenamente al original –quien tampoco debió de ser una lumbrera de la interpretación-).




-->Ahora he leído que el director vasco está preparando un nuevo trabajo, de argumento aparentemente felliniano, en el que cuenta con nuestra rubia: estoy convencido de que ahí Carolina demostrará lo muy injusto de las críticas contra su potencial como actriz. Desde aquí, vaya este homenaje y alirón a una de las escasas presencias estimulantes que he detectado en la producción española de ficciones audiovisuales.


-->ilustraciones: THE LEFT HAND

12 comentarios:

especies dijo...

Había leído, al principio, "lecturas de flaca pechugona", concepto que me ha llenado de intriga pero que he admitido a la primera como posible categoría. ¿Qué leen las flacas pechugonas? Libros no muy pesados (porque no tienen mucha fuerza) pero que pueden ser grandes, alargados...

...La Señora Mayor dijo...

Buenas: soy el director de los gays tontorrones, pero buen gusto con las mujeres. Gracias por tus comentarios, que comparto en gran medida. Se lo enseñare a Carolina.
Tu amigo, Alex.

el zurdo dijo...

Hay flacas pechugonas muy leídas. Claire Bloom (de hechuras en ese plan, no tan detonantes, claro, como nuestra rubia) encarnó a varias, como la bibliotecaria comunista de EL ESPIA QUE SURGIO DEL FRIO y la musa de EL HOMBRE ILUSTRADO (que podía leer directamente en la piel de Rod Steiger, vuelto hombre/libro).

Una flaca pechugona con clara vocación lectora es la actriz australiana Rachel Ward (que siempre me pareció la hermana guapísima de la cantante de ESCLARECIDOS, con algo muy francés en su manera de enfocar la carrera actoral sin permitirse concesiones bajunas por cuenta de su físico) y que en su página web , hace una alusión burlesca al imán de sus potentes delanteras.

el zurdo dijo...

Alex, me hace muy feliz que Carolina conozca esta entrada, escrita desde la más absoluta fascinación por ella y desde el más completo desprecio por quienes la minusvaloran.

Carolina dijo...

Muchisimas gracias por tus palabras! No te imaginas cuanto animan!!!
besos!
Carolina

el zurdo dijo...

Digo lo que siento.

Animo y oídos sordos a las palabras necias.

Gaucho Divino dijo...

Es curioso porque el anuncio pesadillesco de las drogas también me llamó poderosamente la atención, por su excelente factura. Me recordó cuando Bigas Luna jugaba con el género en "Angustia". Yo diría de lo poco excelente en fantaterror por estos lares. De lo que he visto de Alex de la Iglesia es lo que más me gusta, junto a la impagable secuencia de la boda en "Acción mutante". Y sí, la chica es realmente especial... Su rostro angustiado con el rimmel corrido y el cabello despeinado se me quedó grabado. Le vi un punto Clara Calami en "Rojo Profundo", en lo intrigante de su mirada.

paisajescritos dijo...

Revisité Sleepy Hollow a propósito de estos días de todos los muertos (santos o no) por lo que tengo muy reciente la imagen para tu comentario. Cierto que la madre de Deep me resultó ¿magnética?, sin ser necesario que abriese la boca... No pude evitar acordarme de tí a propósito de Cristina Ricci. Demasiado bien elegidas sus actrices (y actores, claro).
Otra cosa, a Alex de la Iglesia no le veo en la línea de sus antecesores (antecesora directa, para abreviar). Confío en que sea más que una sensación.

el zurdo dijo...

No te cojo, Magdalena, ¿a qué antecesores te refieres?

La verdad, salvo EL DIA DE LA BESTIA, que la vi en cine en mi época MB y más tarde en un pase televisivo, nunca he visto entera una película de este director. Fragmentos, con momentos divertidos o impactantes, lo admito, de ACCION MUTANTE, LA COMUNIDAD y 300 BALAS. La de MUERTOS DE RISA me da mal rollo encararme con ella por la presencia de Wyoming aunque a la vez me intriga por algo que me dijo Luigi de que le había producido desasosiego a Galactus, el Brutto Supremo. Hay una que ignoro si guarda relación con De La Iglesia aunque yo la asocio con su estilo, LA MUJER MAS FEA DEL MUNDO, que me la vi entera por un canal tdt dedicado a películas, y donde la actriz protagonista (una chica con cara de mala uva que asocié con Lilith, la novia "sargento" de Frasier en CHEERS) me pareció interesante.

Por cierto, más sincronicidad jungiana, hoy, mientras esperaba que empezase BONES, me he topado en EL INTERMEDIO con Carolina haciendo de gancho de cámara indiscreta en un doble rol de turista guapa y turista fea preguntando unas señas y me ratifico en su desparpajo y en sus recursos actorales.

el zurdo dijo...

Bueno, y también me vi entero un corto, MIRINDAS ASESINAS.

paisajescritos dijo...

Unas más que otras me han gustado sus películas. No puedo decir lo mismo de Perdita Durango... debe ser por el Bardem.
Antecesora = AG Sinde
No sé, son impresiones, te decía: me parece un discurso distinto que Alex de la Iglesia diga que el cine es un negocio y que hay que hacer industria, aunque les duela la palabra a los "creadores"; el que haya recibido el apoyo de Garci... Iba en esa línea mi comment.

el zurdo dijo...

Parece una persona lúcida, por lo que dices (esas declaraciones me recuerdan un poco a Berlanga cuando arremetió contra el proteccionismo pesebrista), y, en estos tiempos, ser apoyado por Garci (hoy non grato al establishment cinematográfico) es señal de salubridad.