lunes, 6 de julio de 2009

LA "BUENA CONCIENCIA"




Cada día me resultan más arduos de soportar los alardes de buena conciencia. Ese infatuamiento, ese mirar de arriba a abajo desde la más abisal enanez, ese travestir las miserias (empezando por la cobardía a ir hasta el fondo de los problemas) en virtud cívica... Ese paternalismo, esa ramplonería farisaica de quienes se nos revelan carentes de todo misterio, de toda profundidad, de toda intuición propia (no hablo, conste, de los fanáticos, que tienen indiscriminadamente todo mi respeto en su cerrilidad sacra: me refiero a los filisteos, a los apoltronados en la petulancia cenital de lo correcto, a los que maquillan con ladriditos su nula vocación mordedora –tan preocupados en guardar la ropa que, más que nadar, se limitan a recular tras meter un piececito en el agua, eso sí, una reculada con aire digno y autocomplaciente, de gentes que nunca se equivocan, enfundados en el alibí de la democracia-).

El mundo cambia, el suelo tiembla bajo nuestros pies, nos acercamos a momentos de tabula rasa, de año cero, tiempos de adviento, cuando muchos de estos sacos de fatuidad se cagarán de miedo ante la esfinge cruel de un futuro que les resulta inconcebible. Volveré a encontrarme con rostros oscurecidos por el pasmo, como en aquella tarde del 12 de septiembre de 2001, camino del cinestudio California para ver AI, y como en aquella tarde, tan celiniana, me reconfortaré ante el desmoronamiento de las buenas conciencias, ante la vuelta al misterio y a la profundidad por mor del miedo a lo por venir. Ese miedo que muy pocos lo sentimos como parusía porque sabemos que eso que ha de venir, sea como y lo que sea, nos redimirá de un presente antiutópico en que la realidad se nos muestra como el más acolchado, obeso, conformista nido del cuco.







ilustración: KAY SAGE (Tomorrow Is Never)

2 comentarios:

GOTIGOTI dijo...

Vivisección de la podredumbre sin monsergas.Brillante,Zurdo. Me recuerda al que considero tu mejor texto,El Mal(por cierto, no lo encuentro en tu red,¿dónde lo puedo recuperar?)
Lo peor de todo es la risa. Esa risa obscena y farisea y por lo tanto cruel.
No se si España tiene remedio. Me parece que no. Seguimos odiando a todo aquel que se sale del carril,a todo aquél que es verdadero,toda inteligencia que no coma de la mano de su amo.
Bajo de la nube y pongo dos ejemplos de miseria moral:
1.La Sexta noticias abre su sección internacional con estas palabras de la locutora:"y ahora veamos la última de Hugo Chávez".
2.Recordemos como a Julio Anguita se le llamaba maestro de escuela como insulto.
Aquí unas palabras de James Agee en su libro Elogiemos ahora hombres famosos. Un libro escrito por un verdadero rebelde. Un libro que refleja la dignidad de los desgraciados sin la más mínima sensibleria.
"Todas las furias de la tierra han sido absorbidas con el tiempo como arte,o como religión,o como autoridad en una u otra forma. El golpe más letal que puede asestar el enemigo del alma humana es honrar la furia. Swift,Blake,Cristo,Kafka.. nombren a uno que no haya sido castrado de esta forma. La aceptación oficial es el síntoma inconfundible de que la salvación ha vuelto a ser vencida,es la señal más segura de una incomprensión fatal y es el beso de Judas".

By the way ¿qué fue de Alicia Luxemburgo?

VOIVODA

el zurdo dijo...

Es verdad, se ha descolgado el link de EL MAL ABSOLUTO del portal LDS. Tengo que volver a colocarlo.

De Alicia no he vuelto a saber desde cierto percance (que no puedo contar pero que remacha lo iluso y estéril de mi intento de conjunción duguiniana de "nacionales" y ultraizquierdistas -y que, por su propia seguridad, la llevó a romper lazos conmigo y con ECDB-). Al principio de LDS colgué varias entregas de su novela ARIADNA Y EL LABERINTO continuando lo que había iniciado en los últimos números corazonescos, más que nada por ver si reaparecía. Como no lo hizo, supuse que no quería saber nada más de mí y que no le agradaba verse implicada, aunque fuese de modo oblicuo, en la web shadowliner, y retiré los capítulos de su novela. La sigo echando de menos pero respeto su postura (lógica por otra parte dadas las circunstancias).
Ahora que lo pienso, ese percance que sufrió Alicia tal vez fuese el detonante primero de alejarme de la política y de comprender que mis veinte años de contacto con grupos organizados habían sido estériles y estúpidos, llenos de alucinaciones y espejismos. Lo que le pasó a Alicia me bajó de golpe a la realidad.