viernes, 1 de noviembre de 2013

EPITAFIO PARA UNA INMORTAL

No abundan pero haberlas...


Su motor fue el compromiso.
Jamás admitió el capricho.
Una mujer de verdad.



imagen: Aron Wiesenfeld