lunes, 17 de noviembre de 2014

EL FIN DEL MUNDO


 




 
Los únicos que todavía creen en el mundo son los artistas —la duración de la obra de arte refleja el carácter duradero del mundo. No pueden permitirse la alienación del mundo. El peligro es arrastrarlos a la descolocación, o sea, desertizar los oasis. Por otra parte el solo hecho del arte muestra que el hombre es lo único que ha quedado intacto. De no ser así, no tendríamos ningún arte, solamente kitsch.

(HANNAH ARENDT)





1 comentario:

el zurdo dijo...

Triste paradoja:

Alguien tan poco dado a lo apocalíptico como Hannah Arendt ¿qué diría ante el ascenso entrópico de lo irrelevante que banaliza y confunde todo, el mal, el bien y las zonas grises?