jueves, 1 de agosto de 2013

LAS COSAS DE LA LIBIDO

"Son tus perjúmenes, mujer" (el señor aquel que nos vendió la moto del sandinismo)


No hay olor de mujer que me ponga tanto como el olor a dignidad.


No hay comentarios: