sábado, 1 de septiembre de 2012

teleVISIONES DE LA CANICULA

En los días de calor escabechante (sin derecho a ventilador, por mor de la subida de la luz) me asomé bastante a la tele, tanto por vía directa como siguiendo el rodeo de la pantalla plana para ordenador que el sr Pinzolas tuvo el detalle de facilitarme el pasado otoño. El clima consomé de mi nanomansión me impedía mis tres horas habituales de lectura en la cama (a los tres cuartos de hora ya me había quedado medio groggy y bañado en sudor -cual Céline en la hamaca ecuatorial de sus peripecias end of the night-) y recurrí a la imagen en movimiento como desesperado intento de refrescar el ánimo. Así, he ido descubriendo algunas series que me han hecho más llevadero el verano.

GASTROOLIMPIADAS

Lo que pasó en Londres (y que no he seguido en absoluto salvo colgar en FB alguna entrada derrotista revolucionaria del amigo Tena más que nada por hacer de rabiar a ese personal que considera la salvación de EXpaña indisolublemente unida a podios y medalleros y copas y recopas) se tradujo para mí en sagas de tragones usacos capaces de darle a las costillas de brontosauro (MAN VS FOOD -gracias, Maese T, por recomendármelo-), a todos los topicazos sopranescos chorreando queso provolone y salsa boloñesa en compañía de innumerable parentela tarantela de rechonchas hechuras (COCINA CON BUDDY) o, ya yendo directamente al tuétano ontogénico, dietas prehomínidas a base de globos oculares y partes pudendas de toda clase de criaturas, gusanería varia, género semipodrido y chacinería hecha mayormente con esfínteres a medio evacuar (GASTRONOMIA INSOLITA -el espacio idóneo para catartizar esas fobias mías con el hígado de ternera y los mejillones-). Viendo estos programas, aparte de evocar mi pasión mórbida por LA GRANDE BOUFFE (la película que me llevaría sin dudar a una isla desierta), se incentivaba mi apetito e imaginación culinaria paranoico/crítica para ayudarme en la dieta de recebo económico que me he impuesto desde mayo (que me estaba quedando más chupado de lo usual).




LEY Y ORDEN

Una galaxia de series (el mismo concepto tentacular de CSI) que llevaban poniendo la tira de tiempo y que ha empezado a engancharme a la hora de la cena desde Nitro por los poderosos guiones, por el reencuentro con Juan José Campanella dirigiendo algunos episodios y, muy especialmente, por la perturbadora presencia de Vincent D'Onofrio (notable su encarnación de Robert Howard en cierto biopic) con esa expresión corporal sui generis (a medio camino entre el esquizoanálisis y el teatro kabuki) que tan eficaz resulta en los interrogatorios. A destacar por su anticlimática presencia la supervillana Nicole Wallace, realmente desagradable (ese rostro de ojos muertos y voraz piñata, abotargado por la cirugía ¿estética?, que asocio con la madre de Jason Voorhees...).




ALMACEN 13

Esta serie, que en su momento pusieron por Neox, yo la he descubierto on line y me parece muy refrescante (esa mezcla de thriller jovial -ecos de LUZ DE LUNA o de BONES-, fantaciencia -la reivindicación del futurismo vintage a lo DUNE o a lo EUROPA me parece un acierto-, fetichismo avant la lettre -a Duchamp, Ramón y Dalí les habría hecho mucha gracia-, esotéricos cónclaves de directivos -muy EXPEDIENTE X- y variaciones delirantes sobre figuras ilustres del pasado -la revisión transgender de H.G. Wells, encarnado encima por la acosadora turulata de DXTR, es el ejemplo de cabecera-, a lo que añadiría la deliciosa presencia de Joanne Kelly -la agente Myka-, con algo en su rostro entre hosco y dulce que asocio con cierta actriz autóctona no demasiado bien aprovechada, Maru Valdivieso)





LUTHER


Aunque mi serie de culto (hasta que me deparen nuevas seasons de DXTR y FRINGE) es esta espléndida creación británica double noire (o sea, serie negra protagonizada por rastreator de color), también descubierta on line. La problemática existencia del ¿héroe? con un punto hulkiano en la que brilla esa fascinante relación con Alice, su sociopático ángel custodio (antimateria por su carisma misterioso, complejo y amoralmente gatuno de la antes mentada Nicole Wallace de LEY Y ORDEN -uno de buena gana se hundiría hasta ahogarse de pura empatía en esos lagos azules con que Alice nos empapa de sugerencias pero, al mirar los ojos como pozos sin fondo de Nicole, uno sabe que a través de ellos sólo puede encontrarse la angustia catatónica del enterrado en vida, el Vacío Eterno-).


10 comentarios:

Volianihil dijo...

Ley y Orden es la típica serie que me he tragado porque sí, para tener de fondo mientras hacía otras cosas. Pero me la he tragado. Sin embargo Almacen 13 no, no he podido con ella, es a mi parecer una mala alternativa a esas series de los 90 que echaban de madrugada, que tenían cierto encanto B y que lamentablemente no recuerdo ni el nombre ni he sido capaz de encontrarlas.

No conozco la de Luther pero me pongo a verla, a ver qué pasa. Supongo que ya habrás visto las 3 de Black Mirror (el primer capítulo es una muy buena idea, los otros dos son ideas de esas series de los 90B que te comento).

Me ha gustado encontrar tu blog. Hace tiempo, años, me perdía por línea de sombra y te perdí.

el zurdo dijo...

A mí en aproximaciones anteriores me pasó como a ti. No le hice mucho caso (lo asociaba con series de "servicio público" como EL GUARDIAN, EL ABOGADO, CASO ABIERTO, PROFESORES DE BOSTON, etc, que me hartan por su buenrrollismo): ha sido a partir del tirón de Vincent D'Onofrio y de unos guiones bastante enjundiosos que me he enganchado. Y la firma de JJ Campanella (responsable de los mejores episodios de HOUSE) también me atrae.

ALMACEN 13 la asumo como un tebeo, sin más trascendencia, pero esos detalles que destaco me hacen gracia (aunque también me irriten los toques buenistas y correctos -como que el taparrabos de Ghandi es un objeto que depara la paz interior o meterse con Alice Lydell y convertirla en psychobaby- y reconozco que los guiones han bajado bastante de punch en la última temporada) y la sra Frederic me resulta entrañable.

Lo del ministro y el cerdo me dejó frío (me parece un pajeo autocomplaciente de ciberflautas de la ultimísima sociedad del espectáculo -la mascarita de Anonymous y tal-) y el segundo no lo llegué a acabar. Lo mismo es que es demasiado modelno para mí: me quedo con MAS ALLA DEL LIMITE y también con una serie canadiense cuyo título no recuerdo y que pusieron en los inicios de Telemadrid (a la vez que EL AUTOESTOPISTA y MAX HEADROOM) y que echo bastante de menos: había entre los personajes fijos un señor mayor con bigote y una chica con un aire a lo Patti Smith bastante magnética (he mirado por Wikipedia y por webs de series on line pero no he logrado localizarla).

Y una serie magnífica, en plan crepuscular, que por aquí pusieron de manera muy breve en los 80 fue HARRY O con David Janssen (el actor de EL FUGITIVO). Muy chandleriana.

Alberto L. dijo...

Y los casos de Rockford

el zurdo dijo...

Esa me suena pero no la seguí. Una que sí añoro es SPENSER (con el menos soso de los Harrelson Boys, Robert Urich, y ese magnífico guardaespaldas negro, Hawk). Ayer tarde, por cierto, me vi un telefilm por A3, http://www.youtube.com/watch?v=o32pSSPNBKY , con un Tom Selleck crepuscular encarnando a un personaje de Robert B. Parker, el creador de SPENSER. Por lo que he investigado, debe de ser el piloto de una serie: estaré atento a ver si ponen más entregas por esa cadena.

Alberto L. dijo...

Rockford era un detective encarnado por James Garner, que iba en autobús, ligaba poco, tenía familiares ancianos, se rompía una mano al dar un puñetazo; en fin, nada que ver con los arquetipos del género y con unos guiones esplendidos

el zurdo dijo...

Sí, Garner, ya crepuscular: la edad ideal para estos menesteres (estoy pensando también en uno de los últimos trabajos de Paul Newman -encarnando a un detective jubileta- donde Garner hace de villano embozado de amigo del prota).

Alberto L. dijo...

Otra serie magnífica, fue la británica Minder, comedia de acción en la que un comerciante bastante sinvergüenza y su honesto guardaespaldas -boxeador ex-presidiario- se metían en muchos líos por los bajos fondos de Londres.
Con la solvencia de Thames TV y el aliciente de ver aquel Londres post-punk, esto pasó por la 2, los domingos por la tarde, a mediados de los ochenta.

el zurdo dijo...

Series británicas en plan thriller que me han venido a la memoria: WIDOWS (magnífica), INSPECTOR MORSE y una canadiense, EL ECUALIZADOR (la ponían en los comienzos de Telemadrid y me hacía gracia el protagonista por su parecido con... ¡Manuel Machado!)

el zurdo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=MzwVsy4Oe-0

http://www.youtube.com/watch?v=NuAQ2J_xiFc

http://www.youtube.com/watch?v=W8mrMF1RVCA

Alberto L. dijo...

Y Strangers, con aquel shakesperiano inspector Bulman